Vox se lanza a por el voto ganadero en Castilla y León tras las polémicas declaraciones de Alberto Garzón

Las polémicas declaraciones en ‘The Guardian’ del ministro de Consumo, Alberto Garzón (Izquierda Unida), han servido en bandeja de plata a Vox para llevar la precampaña de las elecciones de Castilla y León a un terreno en el que se siente muy cómodo: la defensa del sector primario y, concretamente, de la ganadería.

En la primera rueda de prensa del año después de la reunión semanal del Comité Ejecutivo Nacional de Vox, tanto Jorge Buxadé como Patricia Rueda aprovecharon sus intervenciones para sacar pecho de las reuniones que han mantenido en los últimos meses desde su partido con ganaderos castellano y leoneses. Por ejemplo, la visita de su secretario general, Javier Ortega Smith, a ganaderos palentinos, o la de diputados nacionales en la provincia de Ávila.

Ese apoyo, hecho explícito ayer por Buxadé y por Rueda, se complementa con la acción de Vox en las instituciones, donde al igual que PP y Ciudadanos dará la batalla contra el ministro Garzón.

El grupo parlamentario en el Congreso registró ayer la petición de comparecencia de la ministra de Industria, Reyes Maroto, así como una batería de preguntas para conocer las iniciativas que se están tomando para la «supervivencia» del sector ganadero. «No solo atacado por Garzón», dijo Buxadé, «sino por el consenso progre de la Agenda 2030».