Un meteorito se desintegra cerca de una aldea de Ciudad Real de Sierra Morena

Una película está en boca de todos en las últimas fechas por la gran repercusión que está teniendo. ‘Don’t look up’ (‘No mires arriba’ en España), que así es como se titula, es un filme estadounidense de ciencia ficción y sátira escrita, producida y dirigida por Adam McKay a finales de 2021. Está protagonizada por Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence y cuenta cómo dos astrónomos intentan advertir a la humanidad, sin suerte, sobre un cometa que se aproxima a la Tierra y que destruirá la civilización humana.

Salvando las distancias y con un final feliz, no como en la película, este viernes por la noche los profesionales del Complejo Astronómico de La Hita (Toledo) detectaron un trozo de roca en forma de bola de fuego que cruzó a gran velocidad el sur de la Península Ibérica hasta desintegrarse como meteorito cerca de una aldea de Ciudad Real de Sierra Morena.

Los detectores que la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (Red SWEMN) opera en este observatorio astronómico los registraron en la madrugada del 14 de enero, a las 22.27 hora local, cuando una impresionante bola de fuego cruzando el cielo nocturno, que llegó a tener una luminosidad similar a la de la luna llena, según informan en una nota de prensa.

También la grabaron los detectores que este mismo proyecto de investigación tiene instalados en los observatorios de Calar Alto (Almería), Sierra Nevada, Sevilla, Huelva, Madrid (Universidad Complutense), El Aljarafe (Sevilla) y La Sagra (Granada).

La bola de fuego ha sido analizada por el investigador responsable del Proyecto SMART, el astrofísico José María Madiedo, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y, según los resultados de este análisis, el fenómeno se produjo al entrar en la atmósfera terrestre una roca procedente de un asteroide a una velocidad de unos 48.000 kilómetros por hora.

Fuentes del Complejo Astronómico de La Hita explican que estas rocas que se cruzan con la órbita de la Tierra reciben el nombre de «meteoroides». El brusco rozamiento de la roca con la atmósfera a esta enorme velocidad hizo que la roca se volviese incandescente, generándose así una bola de fuego que se inició a una altitud de unos 86 kilómetros sobre la aldea de Ventillas, al suroeste de la provincia de Ciudad Real. Desde allí avanzó en dirección este y se extinguió a una altitud de unos 23 kilómetros sobre Sierra Morena, casi sobre la vertical de la también aldea ciudadrealeña de Las Tiñosas.

La gran luminosidad que alcanzó este bólido hizo que pudiera verse desde más de 500 kilómetros de distancia. En total, la bola de fuego recorrió unos 63 kilómetros en la atmósfera. Otro resultado importante de este análisis preliminar es que la roca no se destruyó completamente en la atmósfera, ya que una pequeña parte de ella habría sobrevivido, cayendo al suelo en Sierra Morena en forma de meteorito.

Debido a su elevado brillo, este fenómeno lumínico pudo ser visto por numerosas personas desde gran parte de España, la mayoría de ellas de las zonas centro y sur del país. De hecho, numerosos testigos se hicieron eco de ellos en redes sociales, al igual que sucede en ‘No mires arriba’. Esperemos que, de momento, la realidad no supere la ficción.