Un equipo visualiza por primera vez los bucles de las cadenas de ADN

Las imágenes revelan cómo el genoma humano se organiza en un espacio tridimensional, con una resolución mucho más alta de lo que había sido posible hasta el presente.

La investigación, publicada en la revista “Molecular Cell”, ha servido para observar que el proceso de copiar el ADN en ARN (que se conoce como transcripción) cambia indirectamente la arquitectura del genoma (el conjunto de material genético de un organismo).

El ADN no puede actuar solo y se vale del ARN (ácido ribonucleico) para transferir la información vital durante la síntesis de proteínas que necesita la célula para sus actividades.

Un equipo internacional, liderado por la investigadora del CRG Pia Cosma y la de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) Melike Lakadamyali, ha descubierto que la transcripción genera una fuerza que se mueve a través de la cadenas de ADN, como las olas propagándose en el agua.

Esta fuerza, denominada “superenrollamiento”, hace que las proteínas estructurales “surfeen” por encima de las cadenas de ADN cambiando la arquitectura y transformando la forma general del genoma.

El descubrimiento de esta nueva fuerza puede tener futuras aplicaciones en la comprensión de enfermedades genéticas, destaca el CRG en un comunicado. EFE