Toque de queda en Valencia: los siete indicadores para implantar el confinamiento nocturno en 77 municipios

La Generalitat ha pedido la implantación del toque de queda entre la una de la madrugada y las seis de la mañana en 77 municipios de la Comunidad Valenciana para frenar el avance de la quinta ola del coronavirus. Una medida ratificada por el Tribunal Superior de Justicia y que afectará a más de 2,7 millones de habitantes, la mitad de la población de la región.

Se trata de localidades que están en una situación epidemiológica de riesgo muy alto, el nivel máximo (4) de alerta que establece el ‘semáforo COVID’ aprobado por el Consejo Interterritorial de Salud.

La decisión de la Conselleria de Sanidad se ha basado en ese mismo documento de actuación para el control de la transmisión, que fija los umbrales según la evolución de la pandemia: desde la nueva normalidad hasta el riesgo extremo en el que se encuentran las poblaciones de más de 5.000 habitantes en las que se limitará la movilidad nocturna.

En este caso, el departamento que lidera Ana Barceló ha seleccionado siete criterios concretos, entre los que se incluyen la incidencia acumulada a catorce días, la misma tasa en personas de 65 años o más, el incremento porcentual de los casos diagnosticados en los últimos siete días respecto de la media de las dos semanas anteriores, el porcentaje de positivos confirmados en catorce días que dicen haber tenido contacto con un caso en la encuesta correspondiente y el porcentaje de pruebas positivas de entre todas las realizadas en una semana.

A ellos se suma el número reproductivo básico instantáneo (Rt), que estima el promedio del número de casos secundarios que genera un caso infectado en un periodo determinado. Si es mayor de 1 significa que cada positivo está contagiando a otro como mínimo y por tanto, la pandemia está descontrolada.

Por último, se calcula también el exceso de casos en los últimos 7 días respecto al riesgo estimado de la Comunidad Valenciana y la población de cada territorio, comparando los casos observados con los esperados.

En cualquier caso, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha explicado este jueves durante la comparecencia tras la Mesa Interdepartamental que no tienen porqué cumplirse los siete criterios establecidos. «A veces con cinco o tres es suficiente» si desde Epidemiología entienden que están «lo suficientemente justificados» como para limitar la movilidad, ha señalado.

Tabla con los indicadores que determinan el nivel de riesgo por el coronavirus en un territorio

ABC
Así pues, estas son las localidades, por provincias, en las que se ha implantado el toque de queda nocturno desde el 26 de julio y hasta el 16 de agosto.

Valencia
Albal, Alboraia, Alcàsser, Aldaia, Alfafar, Alginet, Almussafes, Benaguasil, Benetússer, Benifaió, Bétera, Buñol, Burjassot, Canals, Chiva, Foios, Gandia, Godella, L’Eliana, L’Olleria, Manises, Massamagrell, Massanassa, Meliana, Mislata, Museros, Oliva, Paiporta, Paterna, Picassent, la Pobla de Farnals, la Pobla de Vallbona, Puçol, El Puig, Rafelbunyol, Requena, Riba-roja de Túria, Rocafort, Sagunto, Silla, Sueca, Tavernes de la Valldigna, Turís, Utiel, Valencia, Vilamarxant, Xeraco y Xirivella.

Alicante
Alfàs del Pi, Alicante, Banyeres de Mariola, Benidorm, Callosa d’en Sarrià, Callosa de Segura, Calp, Dénia, Gata de Gorgos, La Nucía, Muro de Alcoy, Ondara, Pego, Santa Pola, Sant Vicent del Raspeig, Sax, Teulada y la Vila Joiosa.

Castellón
Alcalà de Xivert, Almenara, Benicàssim, Burriana, Borriol, Onda, Oropesa del Mar, Peñíscola, Torreblanca, Vila-real y Vinaròs.