Todos pendientes de Andalucía: el PSOE cree posible que el PP convoque elecciones

Las
elecciones andaluzas

deberían celebrarse a finales de 2022. El 27 de noviembre es el último domingo hábil de la presente legislatura. Y los gobernantes andaluces señalan a esa fecha cuando se les insiste respecto a un posible adelanto electoral. El presidente de la Junta de Andalucía cuenta en su mano con argumentos favorables tanto para estirar la legislatura como para acortarla. Su mayoría en las encuestas parece sólida y la caída de Ciudadanos parece irremediable. Pero a la vez, la presión de Vox por reeditar lo sucedido en la Comunidad de Madrid y apartar definitivamente de la ecuación a los naranjas es cada vez más fuerte. Y, con sondeos a favor, la tentación de romper la baraja y coger a los socialistas en plena transición de Susana Díaz a Juan Espadas es elevada. Pero el discurso oficial no es ese. Incluso si Vox no apoya unos nuevos presupuestos andaluces se explora la posibilidad de prorrogar las actuales cuentas para seguir adelante.

En el PSOE creen que es Pablo Casado el que está insistiendo al presidente andaluz para que convoque las elecciones. Necesita que el impulso de los comicios madrileños no pierda fuelle. Pero el presidente del PP asegura que «ni le pregunta» a Juanma Moreno por esa posibilidad, según confesó el pasado jueves de forma informal en Salamanca.

Los socialistas trabajan con la hipótesis de que el adelanto electoral andaluz para finales de año es muy factible. En Ferraz creen que con Susana Díaz al frente de los socialistas andaluces el adelanto electoral habría estado asegurado. Ahora creen que los populares tienen que valorar el nuevo escenario. Pero siguen pensando que la decisión de Moreno puede ser la de no acabar la legislatura: «Desde luego no nos pillaría por sorpresa», dicen en Ferraz.

Si no hay adelanto electoral, el curso que ahora se abre entre septiembre de 2021 y julio de 2022 será el primero sin elecciones en mucho tiempo. También iba serlo el que ahora se cierra. Y ha sido todo lo contrario. Pero ahora solo Andalucía puede truncar unas expectativas que son las que, sin duda, prefieren en La Moncloa. Un curso político de menos voltaje, con menos intensidad y en el que la gestión en torno a la recuperación económica tenga el protagonismo. Unas elecciones en un territorio con tanto peso político como Andalucía arruinarían ese propósito.

«Hemos hecho los deberes»
Los socialistas han materializado ya el relevo en favor del alcalde de Sevilla, Juan Espadas. «En Andalucía ya hemos hecho los deberes. Tenemos nuevo candidato y nuevo proyecto. Lo demás no está en nuestra mano», dicen en el alto mando socialista. En Ferraz y La Moncloa tenían claro que con Susana Díaz era «imposible» recuperar la Junta de Andalucía. Recuperarla sería un gran espaldarazo de cara al ciclo electoral de 2023. Pero la sensación es que unos comicios demasiado pronto no terminarían de favorecer a Espadas. Que aunque es alcalde de Sevilla necesita tiempo para aumentar su nivel de conocimiento en el resto del territorio andaluz. Pero la lectura en las filas socialistas es que la cuestión es muy difícil: «Los gobiernos se están viendo reforzados por la pandemia. Y el agotamiento de nuestra base electoral en Andalucía es muy profundo. Nuestros aliados a la izquierda se están dividiendo mientras la derecha se reagrupa. Recuperar la Junta en las próximas elecciones es casi imposible. Sean cuando sean», se confiesa un veterano dirigente del socialismo andaluz.

Eso lo sabe Juanma Moreno, que se sabe con todo a favor y que solo tiene que decidir en qué momento corre menos riesgos.