Seis bares y discotecas de Galicia ensayarán este sábado por la noche su vuelta con una prueba piloto

El ocio nocturno mira el reloj con cierto alivio: la noche de este sábado, las puertas de cinco locales volverán a abrirse para vivir las pruebas piloto anunciadas hace semanas por la Xunta. Las discotecas Tokyo (Vigo) y Pelícano (La Coruña), con mayores dimensiones y los ‘pubs’ La Pomada (Pontevedra), Sónar en la capital gallega, la sala Keops, de Orense y Anagrama, en Lugo, completan la lista de los locales elegidos.

Los bailes y las luces de colores estarán acompañados de los viejos conocidos de la pandemia: distancia social entre los clientes, mascarilla excepto en el momento propio de la consumición y, por supuesto, aforo reducido: 50% en el interior y hasta un 75% en el exterior. En los locales más grandes, podrá haber hasta 1.000 personas, cuando en la sala Pelícano, por ejemplo, cabrían 3.000 al margen de la pandemia, informa Ep. Tampoco podrán abrir más allá de la una de la madrugada, como el resto de hostelería.

También habrá un registro de clientes, que los propios hosteleros deberán guardar un mínimo de tres meses. Los locales, además, deberán contar con medidores de CO2 que controlen la calidad del aire en cada momento. Los clientes, por su parte, solo podrán acceder con entradas o invitaciones y con una prueba PCR ya realizada.

Todo ello para que este ensayo sea la antesala perfecta para la segura reapertura –programada para el 1 de julio– de uno de los sectores más afectados por la pandemia.