Orense: apartarse sin marcharse

Con una política gallega instalada en el cloroformo -culebrón Meirás aparte- hasta que el PSdeG se abra en canal para su congreso regional, estamos pasando estas semanas con el deshoje de la margarita de la moción de censura en Orense, sin duda necesaria para apartar a un tipo que nunca debió ser alcalde y que solo entiende la política como un mecanismo para aliviar financieramente a su televisión.

La moción tiene escasos visos de prosperar porque exige que dos viejos rivales, PP y PSOE, se pongan de acuerdo. La derecha parece dispuesta, pero impone duras condiciones; la izquierda quiere que la jugada le salga gratis, bajo el argumento de que para eso ganó las elecciones municipales. Como si esa soflama no… Ver Más