María Oruña acerca «El bosque de los cuatro vientos» a sus lectores de Albacete

Nada tienen que ver las áridas llanuras de La Mancha con los frondosos y verdes bosques gallegos. Sin embargo, este lunes los pobladores de la comarca manchega y, en concreto de la provincia de Albacete, se acercarán a Galicia, aunque sea virtualmente, gracias a la novela «El bosque de los cuatro vientos» (Ediciones Destino), que presentará la exitosa escritora María Oruña.

La cita será en la tarde del lunes, 12 de abril, dentro del programa de la Diputación de Albacete «Encuentros con», una iniciativa que busca fomentar la lectura entre los albaceteños. La actividad, que contará con la presencia de cuatro escritoras de acreditado prestigio, se extenderá durante los meses de abril, mayo y junio, habiéndose programado para su desarrollo un total de 53 encuentros virtuales que tendrán lugar en 41 localidades. En concreto, son ocho las charlas «online» previstas para el público adulto y un total de 45 los encuentros organizados para niños.

La autora gallega María Oruña (Vigo, 1976)
, exabogada de profesión y conocida por su exitosa serie literaria «Los libros del puerto escondido», será la encargada de abrir esta edición, acercando de manera virtual a la localidad albaceteña de Tarazona de la Mancha su nueva obra, «El bosque de los cuatro vientos». Se trata de una novela histórica de intriga que alcanza ya su novena edición, en la que cuenta una apasionante intriga sobre una mujer que en la Galicia de 1830 se enfrenta a las convenciones de su tiempo y cuya figura trasciende hasta nuestros días.

La historia narra cómo a comienzos del siglo XIX, el doctor Vallejo viaja de Valladolid a Galicia junto con su joven hija Marina, para servir como médico en un poderoso monasterio de Ourense. Allí descubrirán un mundo y unas costumbres muy particulares y vivirán la caída de la Iglesia y el fin definitivo del Antiguo Régimen. Marina, interesada en la medicina y la botánica pero sin permiso para estudiar, luchará contra las convenciones sociales que su época le impone sobre el saber, el amor y la libertad y se verá inmersa en una aventura que guardará un secreto de más de mil años.

En nuestros días, Jon Bécquer, un inusual antropólogo que trabaja localizando piezas históricas perdidas, investiga una leyenda. Nada más comenzar sus indagaciones, en la huerta del antiguo monasterio aparece el cadáver de un hombre vestido con un hábito benedictino propio del XIX. Este hecho hará que Bécquer se interne en los bosques de Galicia buscando respuestas y descendiendo por los sorprendentes escalones del tiempo.

Desde la primera página el lector se verá transportado a un mundo medieval trufado de supersticiones en el que lo racional se mezcla con lo sacro, arrastrando incluso a las mentes más científicas hacia las creencias legendarias. María Oruña ha tenido el acierto de recrear el monasterio de Santo Estevo en dos momentos, de modo que el lector viaja constantemente en el tiempo, de la soledad y belleza primitiva del monasterio del XIX al lujo y arquitectura del parador actual, de modo que lo antiguo y lo moderno se dan la mano constantemente. En la botica decimonónica casi pueden olerse las hierbas y en el moderno alojamiento se puede intuir el lujo de una reforma inteligente.