Los médicos alertan de mayor riesgo de cáncer de piel por el confinamiento

Para volver a disfrutar de actividades al aire libre, la asociación ha recomendado hacer un tránsito de manera gradual, para no exponer a la piel de golpe a una alta intensidad de radiación solar, dado que puede estar en una situación más vulnerable que la habitual.

CAMFiC ha recordado que, según los datos de la Asociación Española de Dermatología y Venereología, en 2020 se diagnosticaron sólo el 21% de los melanomas que se identificaron en años anteriores, lo que hace prever un aumento en la mortalidad por cáncer de piel en los próximos años.

El infradiagnóstico o el retraso en la detección de melanomas, que pueden derivar en graves cánceres cutáneos, estaría detrás de la disminución de diagnósticos.

CAMFiC, en el comunicado, hace un llamamiento a la población a que haga una autoexploración sistemática para detectar potenciales cánceres cutáneos “lo antes posible”.

“La única manera para garantizar la supervivencia frente al melanoma es el tratamiento precoz”, reza el comunicado.

El cáncer cutáneo es el más frecuente, y supone aproximadamente el 50% de los diagnósticos por cáncer, una enfermedad que se podría reducir en un 80% con las adecuadas medidas para frenar el daño del sol en la piel.

Para la temporada de verano, CAMFiC ha detallado las recomendaciones básicas para prevenir males en la piel: ponerse crema de manera generosa y adecuada y antes de salir de casa, y renovar la protección cada dos horas, o si se ha sudado o se ha salido del agua.

La crema es necesaria incluso en días nubosos, haciendo deporte al aire libre, en la nieve o en la montaña.

CAMFiC ha destacado que, más allá de la protección de la crema, hay que evitar el sol entre las 12:00 y las 17:00, de mayo a septiembre, y buscar las sombras en esas franjas.

También es importante, ha apuntado, que cada persona conozca sus riesgos específicos, como ser mayor de 50 años, haberse expuesto al sol de manera prolongada durante la vida, sobre todo en la infancia, tener más de 50 pecas, seguir tratamientos inmunosupresores o tener antecedentes familiares de cáncer de piel. EFE