Los expertos recomiendan invertir en big data para mejorar el rendimiento deportivo

Invertir en las nuevas tecnologías, como el big data, es importante para mejorar el rendimiento deportivo, como se ha constatado en las tandas de penaltis tiradas en la última Eurocopa de fútbol, en la que muchos de los porteros tenían “chuletas” para “adivinar” hacia qué lado podían golpear los jugadores, tras un trabajo de análisis de datos.

Así lo ha defendido, en una entrevista con Efe, el director del máster en Análisis y Visualización de Datos Masivos de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), Marlon Cárdenas (Santa Marta, Colombia, 1991).

Cárdenas ha subrayado que las nuevas tecnologías serán las grandes protagonistas en las competiciones deportivas del mañana, ya que “nunca como hasta ahora se habían usado las tecnologías basadas en el dato para mejorar el rendimiento de un deportista y para estudiar puntos fuertes y débiles de equipos y rivales”.

Ha señalado que el big data, es decir, las grandes masas de datos que se estudian hoy en día para analizar diferentes variables a nivel deportivo, económico y sanitario, entre otras, es utilizado por empresas y deportistas para observar estadísticas y extraer conclusiones que puedan ser útiles para obtener beneficios.

En este sentido, ha señalado que hay equipos que compiten en la máxima categoría del fútbol español, como el Athletic Club de Bilbao, que ya utilizan el big data para analizar posibles estrategias de equipo y poder lograr grandes resultados.

Ha resaltado la importancia de que equipos de fútbol y grandes empresas realicen inversiones para obtener un provecho de las estadísticas, “algo que en países como Estados Unidos es más típico, con estadios en los que se sensoriza el movimiento y con drones que capturan el posicionamiento de los jugadores y la velocidad a la que corren”.

Cárdenas ha apuntado que, con el análisis de los rivales en profundidad, también aparecen otros patrones que no son visibles y que pueden enriquecer la estrategia del propio equipo, por lo que es un punto de fortaleza que el cuerpo técnico esté pendiente del big data.

Del mismo modo, ha aseverado que el análisis de datos continúa con los Juegos Olímpicos de Tokio, ya que hay deportes de velocidad que se pueden focalizar mejor desde la perspectiva del big data, como las carreras de atletismo y de obstáculos, donde se puede medir el tiempo de despegue y de llegada a la meta.

El análisis de datos, cada vez más demandado en el panorama deportivo, está relacionado con toda la información que aparece en partidos de fútbol, atletismo, natación y en todas las modalidades donde exista una competición, por lo que Tokio 2020 es una buena fuente para extraer características comunes con técnicas complejas.

Así, los deportistas pueden analizar estadísticas, modas y tendencias sobre los rivales con los que competirán, como velocidades medias, estrategias utilizadas, tiros al arco, frecuencias de pase de balón e, incluso, ver cuál es la mejor forma de atacar a un boxeador, por ejemplo.

“Con un gran volumen de datos históricos se puede medir el tiempo de reacción, la fuerza que se aplica a un balón, los tiros a portería efectuados en un partido de fútbol y todo lo que se pueda medir para encontrar comportamientos”, ha manifestado.

Por otra parte, también se ha referido a que, durante la pandemia de la covid-19, se ha visto la importancia de los datos, “aunque ya eran importantes antes y utilizados por las grandes empresas para analizar comportamientos”.

Cree que la labor de recopilación de datos ayuda a entender, por ejemplo, cómo avanza la vacunación y pone en perspectiva cómo en unos países de Europa se producen más contagios de covid-19 que en otros.