Llega a Barcelona un crucero con un brote de Covid que obligó a desembarcar a positivos en otras escalas

El Puerto de Barcelona ha recibido este sábado por la mañana a un crucero en el que se ha detectado un brote de Covid. El barco, el MSC Grandiosa, efectuaba una ruta por el Mediterráneo y obligó a bajar hace escasos días a algunos de sus pasajeros en puertos franceses e italianos porque eran positivos o contactos estrechos. Decenas de pasajeros están confinados en hoteles por ello y denuncian que han quedado olvidados por la compañía.

El caso saltó a la luz hace un par de días en Cataluña, cuando una pareja catalana que celebraba su luna de miel en el barco fue una de las afectadas y explicó su historia en TV3. Esther y David lamentan que la compañía no les ha prestado atención médica ni la información necesaria y denuncian que ahora les dicen que no se harán cargo de los gastos para que puedan volver a casa. «Sabía el riesgo que asumía en un viaje en medio de una pandemia, pero creo que tenemos unos derechos y nos tendrían que haber atendido como nos merecemos», aseguró ella en declaraciones a la cadena pública catalana.

En España, el barco, que tiene capacidad para unos 5.700 pasajeros, hizo parada antes en Palma, donde este viernes desembarcó a 15 positivos más entre pasaje y tripulación, según datos facilitados por la Delegación de Gobierno en Baleares. Ninguno de ellos requirió de atención hospitalaria, ya que todos los casos eran asintomáticos o leves. En este caso, los contagiados locales (4 pasajeros) fueron derivadas a sus casas para seguir con el aislamiento, mientras que a los 11 restantes, de la tripulación, se trasladaron a un hotel para seguir con la cuarentena.

La compañía, MSC, ha defendido en un comunicado que el contagio afecta a un «número limitado» de viajeros, pero no ha concretado cuántos, y que se han cumplido estrictamente los protocolos de control y prevención frente al Covid, algo que ha permitido que se hayan identificado y aislado casos.