La última celebración del PP en la sede de Génova

El balcón de Génova ha podido vivir su última noche de fiesta este 4 de mayo. Pablo Casado anunció después de las elecciones catalanas del 14 de febrero la decisión de cambiar la sede del PP, y diversas fuentes del partido pusieron fecha: antes del verano. Sin embargo, la política tiene sus tiempos, y esa mudanza no parece demasiado próxima. Pablo Casado, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida han podido vivir esta noche la última noche en uno de los lugares más emblemáticos del PP, a la hora de celebrar sus triunfos.

El balcón de Génova forma parte de la historia del PP, y por tanto de la derecha en España. José María Aznar lo instauró como emblema de las celebraciones electorales de su partido.

El PP empezó a montar un escenario el lunes por la mañana, una especie de prolongación del balcón situado en la planta primera de la sede de Génova, para conseguir más espacio.

En 2019, el PP no tuvo demasiada suerte con el balcón. En las generales de abril, no hubo nada que celebrar. Y en las autonómicas y municipales de mayo, se improvisó un escenario a pie de calle, cuando se confirmó que Ayuso y Almeida podrían sumar una mayoría con Ciudadanos y Vox, algo que en Génova se tomó como un auténtico triunfo, a pesar de no haber ganado las elecciones.

El objetivo de cambiar la sede es romper con una etapa negra del partido, marcada por la corrupción. La sede nacional del PP, en Génova, 13, está bajo la lupa judicial, ya que se investiga si su reforma se pagó con la caja B.