La ola de fiestas salvajes divide a Francia

Las fiestas clandestinas, salvajes, las cenas ilegales, la producción de acontecimientos festivos fuera de la ley, durante el confinamiento, total o parcial, y el toque de queda de once o doce horas diarias, se han convertido en un problema de inmenso calado para la seguridad nacional en Francia. Durante una visita oficial a un barrio con muchos problemas multiculturales, Aubiers, en la periferia de Burdeos, novena ciudad del país, Gérald Darmanin, ministro del Interior, describió el panorama: «Esas fiestas y eventos se han convertido en el primero y gran problema de la lucha contra el no respeto del toque de queda y el incumplimiento de las más elementales normas de seguridad. Son una amenaza para la seguridad y la sanidad… Ver Más