La forense concluye que Marta Ferrosola no reúne las «condiciones mínimas» por su alzheimer para ser juzgada

Una forense enviada por el juez al domicilio de los Pujol en Barcelona ha concluido que Marta Ferrusola, diagnosticada de alzheimer, «no reúne las condiciones psíquicas mínimas necesarias para prestar declaración» en un proceso judicial. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que instruye la causa contra la familia Pujol, ha dado traslado de este informe médico a la Fiscalía para que se pronuncie sobre si debe archivarse el caso por lo que a ella respecta. Es lo que pide la familia, que fue quien había reclamado al juez la visita domiciliaria de un perito forense que corroborase su estado de salud.

Con el aval del fiscal, y por mandato del juez, la médico forense se desplazó el pasado lunes al domicilio barcelonés donde viven el expresidente de la Generalitat y su mujer, de 85 años, junto a dos cuidadoras. Tras el análisis de varios informes del servicio de neurología del hospital Santa Creu i Sant Pau, de otro del doctor Jaume Padrós, y de una entrevista de dos horas que el lunes mantuvo con Ferrusola, la doctora concluye que la mujer que presenta un «deterioro cognitivo tipo alzheimer moderadamente grave».

En ese informe, al que ha tenido acceso ABC, la médico forense detalla que la esposa del ‘expresident’ no consigue mantener conversaciones coherentes durante un tiempo prolongado, que va en silla de ruedas, quenecesita ayuda para levantarse y que no sabe decir el nombre de sus siete hijos.

El matrimonio y sus siete hijos están siendo investigados por haber amasado durante lustros una fortuna de origen desconocido, que la familia atribuye a un legado del abuelo, multiplicado luego exponencialmente, según la versión de los Pujol, por una serie de exitosas inversiones.