La Diputación de Orense se desmarca del Concello y evitar reprobar a Jácome

0
37
No hubo sorpresas. El pleno de la Diputación de Orense, tal y como estaba previsto, ha rechazado la petición de los socialistas gallegos para pedir la dimisión y reprobación del regidor municipal y diputado provincial, Gonzalo Pérez Jácome, por el empujón propinado a una sindicalista durante una protesta por la huelga del transporte urbano, tal y como había avanzado el presidente de la institución, Manuel Baltar.

De este modo, la Diputación Provincial no ha secundado la votación celebrada hace escasas semanas en el pleno municipal del Ayuntamiento de Orense, en el que sí salió adelante esta cuestión con los votos favorables del PSOE, BNG, Ciudadanos y los exconcejales de Democracia Ourensana, que suman mayoría. En esa ocasión, el Partido Popular, socio de gobierno de Democracia Ourensana, optó por la abstención, lo que posibilitó que saliese adelante la petición socialista, una situación que no se ha repetido en el pleno provincial.

En esta ocasión, el PP ha vetado esta propuesta, tal y como había avanzado ayer su presidente provincial, Manuel Baltar, junto con la no adscrita Montse Lama y diputados de DO y la propuesta no ha salido adelante al ser insuficientes los votos de los diputados del PSOE y BNG para su aprobación.

Los populares ven en esta iniciativa «oportunismo político« por parte del PSOE al presentar nuevamente este tema ante la cámara provincial. Durante el debate de este punto, el portavoz del PP en la Diputación de Ourense, Plácido Alvarez, criticó el «show» del PSOE por «pedir en la Diputación la dimisión de Jácome» cuando al mismo tiempo negocian «por debajo de la mesa su favor para presentar una moción de censura a este gobierno». «Les da igual todo con tal de gobernar», zanjó.

El propio presidente provincial, Manuel Baltar, confirmó ayer el rechazo a esta petición al entender que los plenos deben abordar «cuestiones que tengan que ver con el desarrollo de las competencias provinciales que no fueran tratadas en cámara de representación política anteriormente». En este caso, recordó que este asunto ya fue tratado en el pleno del Ayuntamiento de Orense y que tanto la portavoz del PP en el ayuntamiento como él ya apuntaron que Jácome debería «pedir disculpas».

Desde el PP insisten en que el partido ya solicitó a Jácome una «disculpa pública« por entender que «erró como representante público, como alcalde de Orense y como miembro de la institución que representa y en un acto injustificable y rechazable, y erró por no pedir perdón en su comportamiento». En la misma línea la diputada no adscrita Montse Lama fue más allá y criticó el «circo mediático y performance» del PSOE por intereses políticos.

Por el contrario, PSdeG-PSOE y BNG, que votaron a favor de la propuesta, han vuelto a cargar contra el PP de Rueda, Feijóo y Baltar a los que responsabilizan de la situación que vive la tercera ciudad de Galicia al sostener a Jácome al frente de la alcaldía. Para los socialistas, la falta de interés de los populares de apartar al regidor, quedó evidenciada hace unos días con su ausencia de la reunión convocada por los socialistas gallegos en la capital gallega.

El diputado socialista, Rafael Rodríguez Villarino ha criticado que Jácome no sólo no se haya disculpado sino que «no haya ninguna consecuencia» política por su comportamiento contra una sindicalista y ha insistido en que «hay motivos más que sobrados» para exigir su dimisión, tras criticar los continuos encontronazos del regidor hacia la policía, funcionarios, atletas, periodistas o diferentes asociaciones de la ciudad. Bernardo Varela (BNG), quien ha responsabilizado a los representantes populares de esta situación, ha preguntado hasta cuándo durará «esa entente» que en ningún caso considera «cordial».

Por el momento, el regidor ha rechazado nuevamente pedir disculpas. En declaraciones recogidas por distintos medios de comunicación, ha indicado que «es ella» quien tiene que pedir disculpas por la forma «temeraria» de abordarle», con el megáfono. «Lo único que hice fue defenderme. La primera que comete un fallo grande fue ella», sostuvo.