La Delegación del Gobierno en Madrid prohíbe todas las manifestaciones del 8-M

La Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid ha decidido prohibir todas las manifestaciones y concentraciones previstas para el 8-M y también para el domingo 7, en la región. Alegan motivos de «salud pública» y las altas cifras de hospitalizados por la pandemia que mantiene Madrid, y que están actualmente «por encima de la media nacional».

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, explicará con más detalle durante la mañana su decisión, pero ya adelanta que se han estudiado detalladamente «cada una de las peticiones presentadas», tanto en los recorridos establecidos como en la previsión de asistencia, la duración de las mismas y los lugares de celebración, entre otros detalles. Había más de 65 peticiones para manifestarse con motivo del 8-M en Madrid.

A pesar de que en un principio Franco se había mostrado dispuesto a autorizar aquellas concentraciones de menos de 500 personas -alegando a un criterio fijado por la Consejería de Sanidad que este departamento negó-, finalmente ha decidido prohibirlas todas porque, «teniendo en cuenta las posibles confluencias de distintas concentraciones multitudinarias en varias zonas de Madrid», ha considerado más prudente no permitirlas.

Se toma, pues, la «decisión firme de prohibir, por motivos de salud pública, todas las manifestaciones y concentraciones convocadas, en un momento en el que la Comunidad de Madrid sigue siendo uno de los territorios de España con mayor índice de contagios así como de personas hospitalizadas, por encima de la media nacional», recuerda en un comunicado la institución.