Koeman se marcha enfadado y molesto con su equipo

El Barcelona se clasificó para los octavos de final de la Copa del Rey pero lejos de celebrarlo, Ronald Koeman se mostró enfadado por la imagen ofrecida por el equipo, que desaprovechó dos lanzamientos de penalti y necesitó ir a la prórroga para eliminar al Cornellá, un equipo de Segunda B que les puso contra las cuerdas. «Lo mas importante es pasar la eliminatoria pero no podemos estar contentos con nuestro partido porque hemos fallado goles, dos penaltis… Hay que tener más responsabilidad. Ha sido otra vez un partido de 120 minutos y llevamos tres, fallando dos penaltis. No puede ser», se quejó visiblemente molesto el técnico holandés. «No es solo tema de correr sino también de crear y tener efectividad. Nos ha costado mucho hoy y no puede ser», insistió cuando se le recordó que la actitud del equipo había sido muy buena. Solo sonrió Koeman cuando se le menciono el debut de Iliax: «Ha sido un partido para debutar y es importante para el futuro del club», apuntó.

«Hay que ganar el partido. Hemos tenido suficientes oportunidades para marcar. Hemos fallado dos penaltis y nos falta efectividad. Es algo que no puede ser para un equipo como el Barcelona. Tenemos que ganar los partidos mucho antes», añadió el técnico, al que se le insistía sobre los fallos desde los once metros. «No lo entiendo. Tenemos suficientes jugadores que pueden marcar de penalti. No sé si es miedo o qué. Han chutado jugadores diferentes y los han fallado. No se puede fallar dos penaltis siendo jugadores del Barcelona. Esto no es serio», aseguró molesto. «No había presión, no hay público que pueda presionar. Hay que tener la cabeza fría.. Siempre es posible fallar un penalti pero no es aceptable fallar dos penaltis en un día como hoy. Por culpa de eso hemos tenido que jugar una vez más una prórroga», insistía.

En la misma línea se mostró Clément Lenglet, que suavizó el discurso de Koeman recordando la eliminación del Real Madrid y su clasificación para los octavos de final. «Hemos tenido ocasiones de gol y hemos tenido un poco de mala suerte, de falta de agresividad para marcar esos goles, pero también hemos visto en otros partidos que a estos equipos es muy difícil hacerles goles porque defienden muy bien», empezó justificándose el francés. El defensor aseguró que la Copa es una meta factible: «Tenemos siempre objetivos muy altos. La Copa hay que intentar ganarla. Estamos para ganar los partidos e ir lo más lejos posible. Ya hemos visto que dos equipos muy grandes han perdido ante equipos de nivel inferior y eso es que esta Copa es muy difícil». «No falta intensidad. Tenemos una racha muy mala con los penaltis. Hay que trabajarlo. Hay que trabajar muchas cosas», se defendió el francés, que se congratuló del fondo de armario del equipo azulgrana: «Tres partidos seguidos con prórroga… Necesitamos jugar con más gente. Nos tienen que dar aire y lo han hecho muy bien».