Josep Bou amenaza con partir el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona

El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Josep Bou, ha amenazado este miércoles con dejar el partido si los responsables de los malos resultados de los populares en las últimas elecciones catalanas no dimiten. Con todo, Bou ha evitado señalar directamente al candidato del PPC en esos comicios, Alejandro Fernández, y ha afirmado que los culpables de la debacle son personas de su equipo «con nombres y apellidos».

«A Alejandro Fernández le tengo estima personal y es un gran tipo, es un gran analista y orador, pero hay que tener y hacer más cosas, hacer un partido unido, lo que hizo Aznar en su momento. Eso significa que hay personas, con nombres y apellidos, que deberían salir inmediatamente del partido», ha afirmado el concejal en una entrevista en RNE. «O salen ellos del partido, o salgo yo. Porque si no no tiramos adelante, tiraremos atrás», ha agregado tras fijar un plazo de dos o tres semanas para que se produzcan ciertas dimisiones.

«Yo no me voy por la cloaca, en mi vida nunca he perdido una guerra como esta, batallas si, pero estoy acostumbrado a ganar», ha agregado Bou tras reconocer que se ha sentido abandonado por la dirección de los populares catalanes. En este sentido, ha revelado que se ha sentido invisibilizado pro parte del PPC. «Haces trabajo y no sales, no cuentan contigo, desapareces de las fotos o tu nombre no está», ha apuntado tras revelar que empezó a sentir un cierto desprecio por parte de la cúpula del PPC poco después de lograr su puesto en el Ayuntamiento de la Ciudad Condal.

«Me he dado cuenta de que se me respaldó mucho en la campaña electoral, me ayudó mucho el PP, pero al cabo de unos días me di cuenta de que no me querían, pero yo me quedo, porque 37.000 barceloneses han dicho que me quede», ha zanjado Bou. Fuentes populares ha explicado a ABC que el concejal ya puso su cargo a disposición de Fernández antes de la campaña catalana, aunque este le pidió que siguiera en el Ayuntamiento.

El grupo municipal del PP en el consistorio barcelonés hace tiempo que vive sumergido en una tensión permanente por desavenencias y choques constantes entre sus dos únicos regidores, Josep Bou y Óscar Ramírez. Según fuentes municipales, detrás de esta situación hay los problemas de compatibilidad entre Ramírez, de perfil discreto y técnico y Josep Bou, un empresario independiente de carácter carismático e histriónico que logró levantar las nulas perspectivas del PP en los últimos comicios municipales.