Incarlopsa Cuenca, Quabit Guadalajara y CB Almansa, en una difícil situación económica por el coronavirus

xv v sdfvfdsv

Incarlopsa Cuenca: «Si esto no cambia, lo veo muy mal»

Con 1.500 socios sin poder animar, ha tenido que bajar el presupuesto un 30%

Hace unas semanas la Liga Asobal de balonmano publicó un comunicado en el que alertaba de la grave situación económica en la que se encuentran los clubes, provocada por la crisis del coronavirus, y pedía «un rescate» a las administraciones públicas. Uno de esos clubes es el Incarlopsa Cuenca, octavo clasificado. En los últimos años los conquenses han logrado sus mejores resultados deportivos, llegando incluso a jugar competición europea.

El presidente, Isidoro Gómez Cavero, explica a ABC que esta temporada el presupuesto ronda los 600.000 euros, un 30% inferior al de la pasada. De ese total, más o menos el 40% de los ingresos provienen de los abonados y el público. El polideportivo «El Sargal» tiene una capacidad de unos 1.900 espectadores y el Incarlopsa Cuenca contaba con unos 1.500 socios. Si se tiene en cuenta que todos los partidos se han disputado a puerta cerrada (salvo dos y con una presencia de espectadores casi testimonial), el agujero en sus arcas es enorme. Además, otro 20 ó 30% de los ingresos son por publicidad y patrocinio, que también se han resentido. Por tanto, de momento lo único que se mantiene indemne son las subvenciones públicas.

Gómez Cavero asegura que la plantilla sigue cobrando al día: «La postura que he llevado durante años es garantizar los pagos mediante una cuenta de crédito o alguna otra fórmula. Nosotros llevamos muchos años cumpliendo y por eso la gente se fía. La suerte es que somos un equipo que promocionamos jugadores (una especie de trampolín hacia otros clubes más grandes)». 

El Incarlopsa Cuenca tiene ahora a seis jugadores en el Mundial de Egipto: son cinco argentinos (Leo Maciel, Pablo Simonet, Lucas Moscariello, Pablo Vainstein y Fede Pizarro) y un brasileño (Thiago Alves). Un jugador le puede costar al club cada mes entre 2.000 y 6.000 euros, según su presidente. En ese gasto no solo se incluye el salario, sino también la Seguridad Social u otros costes como el alojamiento. Gómez Cavero finaliza afirmando: «El futuro a corto plazo va a depender de la enfermedad. Muchos clubes no van a poder aguantar. Si esto no cambia, lo veo muy mal». 

Los morados son uno de los siete equipos que lucharán por no bajar de categoría

Quabit Guadalajara
Quabit Guadalajara: peligra la racha de 11 años en Asobal

La publicidad ha caído y la plantilla ha visto reducido el salario hasta un 25%

El Quabit Guadalajara acumula once temporadas consecutivas en la Liga Asobal y su portería está defendida por José Javier Hombrados, una leyenda del balonmano mundial que sigue en activo cuando anda cerca de cumplir 49 años. También una cantera con 23 equipos y más de 500 niños. El club morado tiene un presupuesto que no llega al medio millón de euros, pero es irreal. «Se preparó antes de la pandemia, ya con los fichajes hechos para esta temporada», explica a ABC el presidente, Alejandro Ortíz.

En verano «un patrocinador importante nos tuvo que reducir la aportación porque no había vendido lo que esperaba». Lo mismo ha ocurrido con los pequeños patrocinadores, tales como el típico taller mecánico, la carnicería o el bar. Ortíz comprende el contexto al igual que la plantilla, cuyos componentes con los sueldos más altos acordaron bajarse la ficha entre un 20 y un 25%. En Guadalajara un jugador tiene un salario medio de unos 1.100 euros netos mensuales, afirma el presidente.

El club ingresa casi 300.000 euros en subvenciones públicas, es decir, más de la mitad del presupuesto. Sin embargo, como pasa en Cuenca, la ausencia de espectadores en el pabellón «David Santamaría» ha hecho mucha mella. Los jugadores están al día en los pagos, pero « hemos hecho auténtica ingeniería, las hemos pasado canutas este semestre», admite.

Los alcarreños son duodécimos en la clasificación, aunque forman parte de un grupo de siete equipos de los que los cuatro últimos bajarán de categoría. ¿El descenso sería la puntilla? «Podría ser. Es mejor no pensarlo».

Los almanseños son terceros en el grupo B de la LEB Oro de baloncesto

CB Almansa
CB Almansa: «Necesitamos un patrocinador principal»

«Solo en abonados ingresamos unos 180.000 euros», esto es, un 30% del total del presupuesto

La historia del CB Almansa con Afanion es la de un éxito deportivo rotundo: lograron tres ascensos seguidos, el año pasado se mantuvieron con holgura en la LEB Oro de baloncesto y esta temporada marchan terceros del grupo B. Pese a ello, hace unos días su presidenta, Matilde Cuenca, lanzó un mensaje público de auxilio: «Queremos seguir disfrutando de esta categoría y, aunque es probable que nos lo pudiéramos ganar en la cancha, a día de hoy debemos ser realistas y asumir que es muy difícil que sigamos a este nivel».

El problema es económico. Los almanseños tienen un presupuesto de unos 600.000 euros, «parecido al del año pasado», afirma a ABC la dirigente. Sin embargo, «solo en abonados ingresamos unos 180.000 euros», esto es, un 30% del total. Un dinero que ahora se ha evaporado por la ausencia de espectadores en el pabellón conocido como«La Bombonera». «No esperábamos que la cosa se fuera a poner tan, tan mal», reconoce, a lo que hay que sumar que la subvención de la Junta no ha sido la esperada: «Nos ha valorado igual que un equipo de LEB Plata».

La presidenta dice: «Los jugadores van a cobrar hasta el último euro. Eso lo puedo asegurar. Me preocupa la temporada que viene». Y añade: «Necesitamos un patrocinador principal o varios que quieran unirse al proyecto. Somos un club sin ánimo de lucro, por lo que cualquier empresa que invierta se le compensa un 50% en su declaración de Hacienda».