Hallan muertos en una patera cerca de Nicaragua a seis inmigrantes que viajaban desde Guinea a EE.UU.

Seis inmigrantes procedentes de Guinea han muerto en una patera cerca de las costas de Nicaragua, en el área de Cayo Paloma. La Policía del país centroamericano encontró los cuerpos en estado de descomposición y según apuntan las primeras investigaciones el destino final de los migrantes habría sido Estados Unidos.

Las autoridades han confirmado que los guineanos pasaron al menos un mes a la deriva dentro de la embarcación y murieron a bordo.

Un grupo de habitantes de la localidad de Bluefields, en el litoral Caribe, informó del hallazgo del bote con seis cadáveres, todos hombres. Los equipos forenses han determinado que la causa de la muerte fue por deshidratación, insolación y fallo sistemático de sus cuerpos.

Entre la ropa de uno de los fallecidos han podido rescatar un pasaporte de guinea con el nombre de Malick Keita, «quien en registro migratorio no registra ingresos a nuestro país», ha añadido la Policía.

Es la primera vez que las autoridades nicaragüenses informan sobre el hallazgo de esa cantidad de cadáveres en descomposición. De momento ninguna organización social ni política se ha referido a ese suceso.

En las últimas décadas el país centroamericano se ha convertido en un punto de tránsito de migrantes, especialmente de cubanos, africanos, asiáticos y haitianos, que atraviesan los países de Centroamérica para llegar a Estados Unidos, cuyas autoridades han reforzado la seguridad en los últimos años en la frontera con México. Centroamérica también se encuentra geográficamente ubicada en un corredor de alto tráfico de la droga que se produce en Suramérica y que luego es traslada a Norteamérica, donde operan, principalmente, los carteles mexicanos y residen los principales consumidores.