Facebook e Instagram amenazan a los usuarios con hacerse de pago por las nuevas políticas de Apple

Facebook no se ha quedado de brazos cruzados ante la llegada de iOS 14.5. La red social por antonomasia e Instagram, ambas propiedad de Mark Zuckerberg, han comenzado a mostrar mensajes a los usuarios que tienen sus ‘smartphones’ actualizados a la última versión del sistema operativo de Apple. En ellos s
e les solicita que compartan sus datos de navegación para «ayudar» a que el servicio siga siendo gratuito.

Facebook anunció cómo iban a ser los mensajes en los que solicita a los usuarios el acceso a sus datos de navegación el pasado mes de diciembre. La medida llega después de la reciente restricción en el acceso a la IDFA en los dispositivos de la manzana que tengan instalado iOS 14.5; un código único del dispositivo, que está disponible en cada terminal que fabrica la tecnológica afincada en Cupertino, y que permite a terceros recopilar una amplia cantidad de información sobre los usuarios cuando visitan sitios de terceros en internet.

El mensaje que están comenzando a mostrar Facebook e Instagram a los usuarios

Facebook
A partir de ahora, todas las ‘apps’ que el usuario tenga instaladas en un ‘smartphone’ con iOS 14.5 instalado tendrán que solicitar permiso explícito mediante un mensajes para acceder a la información de navegación. En caso de que el usuario lo acepte, Facebook podrá saber, por ejemplo, si el internauta entra en tiendas de música en internet para comprar vinilos. Gracias a esa información, podrá mostrarle publicidad relacionada cuando visite la red social.

Si no recibe el permiso del usuario, Facebook no podrá acceder a los datos de navegación. Por lo que tendrá que basar la publicidad que le muestra en la actividad que realiza en el interior de la plataforma y en los datos que este le ofrece (como edad, localidad o sexo).

Según los datos que maneja Facebook, en torno al 80% de los usuarios no estarán dispuestos a dar permiso a la aplicación para acceder a sus datos de navegación. Y esto puede ser un problema grave para su negocio publicitario, que le granjeó unos ingresos de 27.190 millones de euros en 2020. Especialmente si tenemos en cuenta que en países como Estados Unidos o Japón la mayoría de usuarios emplean terminales iPhone.

En el mensaje que ha comenzado a compartir, Facebook proporciona más detalles para explicar su sistema de personalización de anuncios. También afirma que utiliza los datos de rastreo de la actividad del usuario para proporcionar anuncios personalizados y que limita el uso de la actividad de otros servicios si este decide desactivarlos en los ajustes de la aplicación. Asimismo, se destaca que otorgar permiso ayudará a las pequeñas empresas; una sentencia que se ha convertido en la piedra angular de la tecnológica en la batalla por convencer al usuario.

«Un pequeño negocio de comercio electrónico que vende correas para perros personalizadas no sirve de nada para llegar a los dueños de gatos. En pocas palabras, al limitar drásticamente la eficacia de la publicidad personalizada, la política de Apple hará que sea mucho más difícil para las pequeñas empresas llegar a su público objetivo, lo que limitará su crecimiento y su capacidad para competir con las grandes», afirmaba Facebook en un comunicado compartido el pasado diciembre.