El violador y asesino de la niña Laia, ante la prisión permanente

Laia medía 152 centímetros y pesaba 37 kilos. Tenía 13 años y paseaba su enorme sonrisa por Vilanova i la Geltrú (Barcelona). Aquel lunes (4-6-2018) se despidió de sus abuelos en el segundo piso del número 26 de la avenida Cubelles. Eran las 18.50 de la tarde. Su padre, Jordi Alsina, la estaba esperando en la calle, unos metros más adelante, tras salir del trabajo. Pero en las escaleras se cruzó el monstruo. Juan Francisco López Ortiz, de 43 años, la acechaba en el primer piso, la casa de sus padres en la que estaba solo. Metió a la niña a empujones con la finalidad de «satisfacer un perverso deseo sexual»; le tapó la boca con la mano para acallar… Ver Más