El Plan +Agua invertirá 9,5 millones para impulsar un centenar de obras hidráulicas en la provincia

La Diputación de Alicante ha aprobado esta semana las bases y convocatoria del
Plan +Agua
que permitirá impulsar en la provincia más de un centenar de infraestructuras hidráulicas gracias a una inversión que alcanza los 9,5 millones de euros.

Las obras, que en algunos casos ejecutará la propia Diputación y en otros los ayuntamientos, incluyen, entre otras, la renovación de las redes de abastecimiento de agua potable, la reparación de las mismas, la reposición de tramos de tubería, la desviación de pluviales, la instalación de saneamiento en diferentes calles, el cambio de contadores con telelectura, la ejecución y renovación del alcantarillado, la sustitución de las acometidas de agua a viviendas o el acondicionamiento de las estaciones de bombeo.

La convocatoria contempla tres líneas de actuación. Por un lado, una, dotada con 5,1 millones de euros, dirigida a infraestructuras de abastecimiento y saneamiento a ejecutar por la Diputación desestimadas en la convocatoria ordinaria de 2021. En este caso, entrarán de oficio los 50 ayuntamientos que quedaron fuera por falta de presupuesto.

La segunda línea de actuación cuenta con una partida de 1.670.800 euros y es para obras de infraestructuras hidráulicas desestimadas en la Línea B de la convocatoria 2021 – obras de primer establecimiento, reforma o gran reparación de obras de abastecimiento y saneamiento que ejecuten los ayuntamientos-. Igualmente, en este apartado, entrarán de oficio las 42 solicitudes que quedaron fuera.

Finalmente, la tercera línea está abierta a todos los municipios de la provincia y cuenta con una partida de 2.729.200 euros, que podría incrementarse en caso de que hubiera sobrante en alguna de las otras dos partidas. Las subvenciones a ayuntamientos para obras en infraestructuras hidráulicas e instalaciones vendrán determinadas por el número de habitantes del municipio, siendo del 100% en aquellos de menos de 2.000. La urgencia de la actuación, el peligro de desabastecimiento, la insatisfacción de la demanda de agua o la contaminación del medio natural son algunos de los criterios de valoración de las solicitudes.