El nuevo Nest Hub de Google quiere monitorizar tu sueño por las noches

Los oferta de altavoces inteligentes en el hogar no ha dejado de crecer en los últimos años. A la hora de adquirir uno debemos tener en cuenta varios aspectos, el primero es el formato, con pantalla o sin pantalla, dependiendo de nuestras necesidades. En una cocina la pantalla puede ser muy útil para seguir una receta, pero no lo es tanto si el altavoz va a estar en el baño. Por otro lado, si el objetivo principal del altavoz es el de escuchar música, deberemos tener en cuenta la calidad de sonido y optar por los altavoces de gama más alta para las habitaciones amplias. Pero, probablemente la característica más importante que determinará el fabricante a elegir será con qué asistente nos encontramos más cómodos, y, sobre todo, cuál nos ofrece una mayor compatibilidad con el resto de los dispositivos del hogar.

En este mercado de altavoces inteligentes, diferenciarse claramente de la competencia no es sencillo. Google ha decidido darle a su nuevo Nest Hub, su propuesta de altavoz con pantalla de siete pulgadas, una característica única que no podremos encontrar en ningún otro dispositivo: la capacidad de analizar y monitorizar con precisión la calidad del sueño. El 20% de los Nest Hub de primera generación acabaron en la mesilla del dormitorio, por lo que es natural que Google intente mejorar sus beneficios cuando éste se encuentra cerca de la cama.

Google ha tomado la tecnología «Soli» que ya vimos en sus teléfonos Pixel, la cual creaba un campo de radar alrededor del teléfono para captar cambios en el ambiente, y lo ha aplicado al Nest Hub. De esa manera, el altavoz puede analizar la calidad del sueño sin la necesidad de tener una cámara grabando de forma continua, lo que podría suponer un problema de privacidad. Aunque en realidad los datos nunca abandonen el Nest Hub y esta funcionalidad siempre se pueda apagar, nadie quiere tener una cámara apuntando hacia la cama.

El espectrograma de alta resolución que Soli genera es más preciso de lo que son capaces de lograr otros dispositivos de calidad médica, según afirman desde la tecnológica estadounidense. Controla tanto los movimientos mientras dormimos, como las respiraciones por minuto, los ronquidos, la tos y la temperatura ambiente para crear un estudio de polisomnografía cuasi-profesional. Es cierto que los relojes inteligentes ya llevan años analizando el sueño, pero la realidad es que a la mayoría de sus usuarios se les olvida o les incomoda dormir con el reloj puesto. Nest Hub pretende que el análisis del sueño se produzca sin ningún tipo de fricción. Pero no todo acaba ahí, cada cuatro noches el altavoz crea un informe del sueño, y da recomendaciones para mejorarlo, tales como, consejos de rutinas para ser constante con los horarios de descanso, y cada 14 días revisa su cumplimiento con otro informe.

La funcionalidad de análisis del sueño es gratuita hasta final de año, a partir de ahí, pasaría a ser de pago. El Nest Hub sólo es capaz de analizar el sueño de una persona al mismo tiempo, por lo que las parejas que quieran usarlo conjuntamente necesitarán dos dispositivos independientes.

Google ha añadido al altavoz más funcionalidades que considera útiles en el dormitorio. Por ejemplo, antes de que suene la alarma la pantalla se enciende poco a poco, simulando la salida del sol para que el despertar sea más placentero. También se ha tenido mucho cuidado para que el brillo de la pantalla no moleste durante las horas de sueño con notificaciones.

El nuevo Nest Hub también mejora en cuanto al sonido, con un 50% más de bajos para escuchar música o ver películas, y añade un tercer micrófono para captar mejor la voz. Además de que hace que sea más sencillo controlar el resto de los dispositivos del hogar. Los colores en los que se comercializa son tiza y carbón, y están fabricados con un 54% de material reciclado. Nest Hub estará disponible a partir del 5 de mayo en España al precio de 99,99€.