El juzgado de Porriño concluye que el accidente del Tren Celta fue por exceso de velocidad

El Juzgado de Instrucción número dos de Porriño ha acordado el sobreseimiento provisional de la investigación sobre el accidente del Tren Celta, sucedido el pasado nueve de septiembre de 2016 y en el que fallecieron cuatro personas. Aunque cabe la acción de recurso contra el auto y el ejercicio de acciones civiles para los perjudicados por el suceso, la jueza ha concluido que el accidente se debió en exclusiva a un exceso de velocidad del tren cuando entraba en la estación de Porriño.

El dictamen se basa en las pruebas periciales, que coinciden en afirmar que el ferrocarril entró en la estación a una velocidad de
hasta 118 km/h, siendo el nivel máximo permitido de tan solo 30 km/h. «La responsabilidad reside en exclusiva en la imprudencia del maquinista», ha asegurado la jueza en el auto de instrucción.

Aunque el fallecimiento del maquinista concluye su responsabilidad penal, la jueza instructora reconoce que los hechos podrían ser constitutivos de cuatro delitos de homicidio por imprudencia grave profesional y 47 delitos de lesiones en relación con todas las personas heridas.

Además, el auto clarifica que se descartaron las posibilidades de problemas técnicos en el tren o de fallos en la señalización . La jueza afirmó con rotundidad que el material del automóvil «no tuvo ninguna incidencia en el acaecimiento de los hechos». En relación con el error técnico notificado el día anterior al accidente en la estación de Porriño, el documento también afirmaba que su resolución se realizó «siguiendo estrictamente el protocolo».