El buque Castilla se avería en el Índico y regresa a Rota para su reparación

El buque Castilla, que se encontraba participando en la Operación Atalanta, ha iniciado el regreso a territorio nacional tras detectarse una avería en uno de sus ejes. La reparación de este contratiempo requiere la entrada en dique y por tanto ya está en camino de vuelta a España. El navío será reemplazado por el buque Galicia, que acudirá al cuerno de África para seguir con la participación de la Armada en esta operación contra la piratería.

España solo cuenta con dos buques de estas características, que destacan por su capacidad de mando y control y por su capacidad anfibia. El buque Castilla tiene una dotación de 190 marinos y transporta un total de 46 vehículos y 308 infantes de Marina. También sirve como barco hospital y cuenta con capacidad para el transporte de ayuda humanitaria, tal y como demostró tras el terremoto de Haití en 2010.

Botado por la actual Navantia en 1999 y en servicio en la Armada desde el 2000, el buque de asalto anfibio Castilla tiene una eslora de 160 metros, una manga de 25 metros, un desplazamiento de 13.000 toneladas a plena carga y una autonomía de hasta 6.500 millas (11.700 kilómetros) a una velocidad constante de 12 nudos (21,6 km/h).