El arzobispo de Valencia, ante una clínica abortista: «Padre, perdónales, que no saben lo que hacen»

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, se refirió durante su homilía en la Catedral de Valencia, en los oficios del Viernes Santo, al recorrido que realizó horas antes, durante la mañana, con el Cristo de Medinaceli, en el maremóvil, por distintos hospitales, centros de refugiados y cementerios de Valencia.

“Esta mañana cuando acompañaba a la imagen de “Cristo cautivo” me preguntaba ¿Dónde está Dios? Y ahí está, visitando a los enfermos, a los pobres, a los moribundos, visitando los hospitales y también las clínicas abortistas donde estarían matando en esos momentos seguramente algún niño inocente, sin ninguna defensa, ahí está Jesús, ahí está Dios, visitando tanto dolor, visitando también donde estaba dándose de comer también a quienes nada tienen que comer en sus casas… ahí está Dios, asumiendo el sufrimiento de los hombres, al lado de ellos, asumiendo el calvario de nuestros días”.

Perdón
Más tarde, volvió a incidir en la necesidad de saber perdonar a los demás, y volvió a recordar cómo “con dolor inmenso al pasar ante una clínica abortista, me venían también las palabras de Cristo en la cruz: ‘¡Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen!”.

También resaltó que lo que celebramos estos días es que “ni el odio ni las divisiones, ni la violencia, ni la muerte, ni el dolor tienen la última palabra en los acontecimientos de la historia, porque estamos celebrando la gran esperanza: Cristo crucificado vive, ha resucitado, es más fuerte que la muerte, que la violencia, que el odio, por lo tanto, tenemos que volver a comenzar a partir de Cristo, en comunión con Él por un mundo basado en la paz, el amor, la justicia”

Los Oficios de la Pasión del Señor que se celebraron este Viernes Santo, en todos los templos y parroquias de la Archidiócesis de Valencia, incluyeron una petición especial para orar por todas las personas que sufren en tiempo de pandemia, por las víctimas y familias, y por el personal sanitario, en el momento de la oración universal del Viernes Santo.

En la Catedral, los oficios fueron presididos por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y contaron con presencia de fieles, cumpliendo todas las medidas establecidas frente a la pandemia. Para el momento de la veneración de la Cruz, se mostró la reliquia del Lignum Crucis que custodia la Catedral de Valencia y que se expone en la capilla de San Pedro.