Detienen a un matrimonio que utilizaba remolques frigoríficos para cultivar marihuana en Alicante

La Guardia Civil de Alicante en el marco de la operación ‘Miller’, de ámbito nacional, ha desmantelado una instalación de producción intensiva de marihuana oculta en el interior de un contenedor de obra y dos remolques frigoríficos de grandes dimensiones.

Se han incautado de 1.316 plantas, además del material utilizado para su cultivo. Un matrimonio de nacionalidad holandesa ha sido detenido como presunto responsable de los delitos de defraudación de fluido eléctrico -valorado en más de 20.000 euros- y contra la salud pública. Tras pasar a disposición del Juzgado de Novelda, han sido puestos en libertad provisional con cargos.

En el mes de diciembre, agentes del Puesto de la Guardia Civil de Aspe detectaron irregularidades en la instalación eléctrica de una parcela ubicada en un paraje de esta localidad alicantina y aparentemente dedicada al estacionamiento de vehículos pesados. Los investigadores identificaron a sus propietarios, una pareja formada por un hombre de 62 años y una mujer de 50, ambos de nacionalidad holandesa.

El alto consumo energético hizo sospechar a los agentes de que en el interior de la parcela se hallaba una importante plantación de marihuana. Tras comprobar que el varón tenía antecedentes por hechos relacionados con el tráfico de drogas y al aportar información incongruente en cuanto al suministro de luz, se optó por realizar un registro de la finca.

En ese momento, los investigadores comprobaron que el cableado eléctrico fraudulento llegaba hasta dos remolques frigoríficos y un contenedor tipo caseta de obra. En su interior los agentes hallaron 1.316 plantas de marihuana así como una infraestructura con técnicas para su cultivo indoor.

El equipamiento estaba compuesto de sistemas de riego, lámparas halógenas, sistemas de refrigeración, sistemas de ventilación y transformadores que estaban conectados de manera ilegal a la red eléctrica. Todo este equipamiento y las plantas de marihuana fueron incautados por los agentes.

Una compañía eléctrica suministradora se ha personado en la causa como perjudicada por las pérdidas económicas generadas por la defraudación de fluido eléctrico.