Detenido a la carrera en Toledo poco después de abofetear a su expareja en la calle y robarle el teléfono móvil

No pudo huir muy lejos después de agredir, presuntamente, a su expareja y robarle su teléfono móvil. Dos policías locales de Toledo detuvieron al presunto agresor a la carrera y él intentó autolesionarse dando un cabezazo contra una reja.

Se ha conocido este martes, aunque la intervención policial ocurrió el domingo, sobre las ocho de la tarde, en el paseo de la Rosa tras la llamada de un testigo al teléfono 092.

El testimonio aseguraba que vio cómo un hombre retorcía el brazo a una mujer y una pareja de policías locales llegaron inmediatamente al aviso.

La mujer, de 29 años, les contó que habían roto su relación sentimental y que él acababa de darle un bofetón. «No es la primera agresión que sufro», aseguró, además de afirmar que el hombre, un español de 35 años, se había llevado su teléfono móvil. No llegó muy lejos, porque los policías lo interceptaron a la carrera poco después.

La intención del supuesto agresor era huir en su coche, estacionado a unos 50 metros, pero no le dio tiempo a llegar; lo alcanzaron antes y fue detenido como presunto autor de un delito de violencia de género. No fue fácil reducirlo, ya que el hombre ofreció una gran resistencia y llegó a autolesionarse dando un cabezazo contra una reja.