Cuidado con Bizum: alertan sobre una estafa en la que suplantan a la Seguridad Social para robar dinero

Las ciberestafas están a la orden del día. Ya sea a través de SMS, correo electrónico, WhatsApp o cualquier plataforma popular. Recientemente, la firma de ciberseguridad Panda Security ha detectado varios casos de una nueva estafa a través de Bizum, la aplicación para hacer pagos bancarios instantáneos entre contactos.

loading...

Según la empresa de ciberseguridad, el engaño consiste en que una supuesta funcionaria de la Tesorería General de la Seguridad Social llama a sus víctimas para indicarles que tienen pendiente la devolución de unas tasas por la escolarización de sus hijos. La falsa trabajadora de la Seguridad Social les indica que se trata de una ayuda del Estado para hacer frente a la crisis de la Covid 19, dando incluso algo de información sobre el número de hijos y las edades de las víctimas.

Tras hablar unos minutos con la víctima y «cerciorarse» de que, en efecto, es ‘merecedora’ de la ayuda económica del Estado, los criminales le envían un SMS cuyo remitente es «TGSS» (coincidiendo con las siglas de la Tesorería General de la Seguridad Social) en el que aparece un supuesto código de validación que se debe firmar.

AYÚDANOS A CRECER Y MANTENERTE INFORMADO

En concreto, si la víctima cae en el engaño, los ciberdelincuentes consiguen también los datos de su cuenta bancaria para recibir la oferta. Más tarde, asocian su tarjeta de crédito o su cuenta bancaria a Bizum, que necesita un número pin de conformidad para operar en cada transacción. Justo ese pin es el que las víctimas firmaban pensando que es un código de activación.

«Lo más preocupante de esta estafa es que la banda organizada de cibercriminales se está sirviendo de la ingeniería social para que su engaño sea casi perfecto», enfatiza Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security.

En esta ocasión, los atacantes no llaman de forma indiscriminada a una base de datos de teléfonos aleatoria, sino que estudian primero a sus víctimas. Las analizan en las redes sociales, ven las fotos de sus hijos e incluso adivinan sus nombres y apellidos. A partir de ahí, hacen una búsqueda en Internet para saber su dirección postal o incluso su DNI. Una vez que lo saben todo de sus víctimas, solo tienen que llamarles por teléfono y acabar el engaño.

loading...