Cuatro años de prisión para los acusados por el incendio de Horta de Sant Joan

Los dos acusados de provocar el incendio de Horta de Sant Joan (Tarragona) de julio de 2009, en el que murieron cinco bomberos del Graf de Lérida, han pactado con la Fiscalía una condena de hasta cuatro años de cárcel. La Fiscalía de Tarragona, la Generalitat -en calidad de acusación particular- y los acusados han firmado un acuerdo de conformidad: uno de los acusados acepta cuatro años y un día de prisión y el otro, por su parte, tres años, nueve meses y un día.

El pacto mantiene las indemnizaciones reclamadas a los acusados -unos nueve millones de euros- incluyendo el coste del operativo, las reclamaciones de agricultores y las cantidades abonadas por seguros y Generalitat a las familias de los fallecidos y a otro bombero que sufrió quemaduras en el 75% del cuerpo. Los dos hombres se consideran responsables del delito de incendio forestal así como de cinco delitos de homicidio imprudente y un delito de lesiones graves.

Las familias de los bomberos, según su abogado, Pau Simarro, consideran que aunque las penas son reducidas servirán para poner «punto y final» y «cerrar su duelo». El letrado ha afirmado que las familias, no exentas de dolor, «ven que no se ha querido llegar al fondo del asunto, no se ha podido saber por qué realmente pasó y quién es realmente el responsable». «Hay dolor porque a los jefes de bomberos nadie les ha reñido ni degradado, sino que siguen ahí, han crecido en su carrera y siguen desarrollando operativos», ha añadido. Simarro opina que las penas «son pequeñas» por las dilaciones indebidas de un proceso que se ha prolongado doce años.