Cuando se pierden los papeles

La mesa de negociación entre el Gobierno de España y no se sabe quién (¿la Generalitat?; ¿Esquerra?) encierra un peligro y una certeza. La certeza es que lo exigido por Junqueras, a saber, la autodeterminación de Cataluña, no es posible dentro de la Constitución; el peligro es que, burla burlando, se hagan concesiones letales para la cohesión del Estado. En el supuesto más venial, los independentistas obtendrían beneficios de carácter económico e institucional cuya extensión al conjunto, inevitable en el medio plazo, desataría el caos. En el peor, se podría acordar una consulta no vinculante en teoría, aunque vinculante de hecho. En ese mismo instante, el Estado saltaría por los aires. España, en este momento, es un barco a la… Ver Más