Biden tropieza y cae al subir al Air Force One

0
17
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha tropezado este viernes en las escaleras de subida al avión presidencial Air Force One, cuando se disponía a iniciar un viaje al estado de Georgia.

El percance no ha sido grave, y aunque en un momento pareció que le costaba levantarse, el presidente se ha repuesto y he embarcado en el avión por su propio pie. <blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»es» dir=»ltr»>Se ha caído Joe Biden subiendo al Air Force One, después se ha levantado y ha seguido. <a href=»https://t.co/knXK1uupJ9″>pic.twitter.com/knXK1uupJ9</a></p>&mdash; David Alandete (@alandete) <a href=»https://twitter.com/alandete/status/1372939432035287042?ref_src=twsrc%5Etfw»>March 19, 2021</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

Ya a finales del año pasado, tras ganar las elecciones, Biden tropezó en su residencia de Delaware, lo que le provocó unas pequeñas fracturas que sanaron en semanas.

Los presidentes, preocupados por aparentar fortaleza, hacen lo posible por evitar percances como este.

En junio, unas imágenes de Donald Trump bajando una rampa con extremada lentitud se convirtieron en una tendencia en redes sociales. El expresidente dijo que temía caer y que se rieran de él.

Biden tiene 78 años, el presidente de edad más avanzada, y en campaña electoral Trump, que tiene 74 años, sembró dudas sobre su estado de salud y capacidad mental.

Para compensar, a Biden le gusta llegar a los sitios medio corriendo, mostrando brío. Al subir al Air Force One este viernes llevaba sin duda un ritmo rápido, lo que facilitó el primer tropiezo.

En cualquier caso, el presidente tiene siempre con él a un equipo médico en caso de que necesite atención urgente en casos como este.

En 1975 Gerald Ford se cayó bajando de las escaleras del Air Force One, y acabó en el suelo, durante una visita a Austria. Estaba lloviendo, y Ford cubría a su mujer, Betty, con un paraguas.

Tras el percance de este viernes, Biden ha seguido con su viaje a Atlanta, donde va tras la matanza de principios de semana, en la que murieron siete personas de ascendencia asiática, y tras la cual la policía investiga si hay una motivación racista.