Aprendiendo a ser policías locales

Este lunes, en las ciudades de Almansa, Guadalajara, Toledo y Puertollano, han comenzado sus prácticas los últimos alumnos de los 110 participantes en la primera edición del trigésimo curso de formación inicial para ser policía local. Hasta el viernes, estarán llevando a cabo sobre el terreno la teoría que han aprendido en clase en materia de tráfico -su regulación y la documentación de vehículos- antes de incorporarse a sus ayuntamientos de destino.

Ya hubo una primera tanda, del 12 al 17 de abril, y este lunes comenzó el segundo turno. Los alumnos realizan las prácticas durante tres días, en horario de mañana, y con una duración de cinco horas por jornada. Los monitores los instruyen en la regulación y la ordenación del tráfico rodado, el patrullaje a pie y la organización de dispositivos de seguridad, como el que se montó en la ciudad de Toledo, este lunes por la mañana, en las inmediaciones del Salto del Caballo. En ellos se pide la documentación a los conductores, además de controles de alcoholemia y drogas en algunos casos.

En la capital también se los ve estos días en un cruce junto a la comisaría de la Policía Nacional, donde los alumnos y sus monitores sustituyen a los semáforos para regular el tráfico.