4-M al mediodía: ‘normalidad’ con Femen

Largas colas, día laborable y un día de primavera como para creer en el mundo bien hecho. Así desde Puente de Vallecas a Chamberí, de Galapagar a Daganzo de Arriba. Si hacemos caso a lo dicho por la Delegación del Gobierno, no habido «incidentes». En la misma nota que la Delegación ha hecho pública sí se consigna, pero quizá como una anécdota, la ‘performance’ de
las activas chicas de Femen
cuando votaba Monasterio. Una incidencia será que falte gel hidroalcohólico, papeletas, y que se le vaya la la luz a un presidente nervioso. Quién sabe.

Lo que es cierto es que antes, mucho antes, de las nueve, la España que madruga de unos y otros formó unas filas ordenadas y que guardaban las distancias a la vera de los respectivos colegios electorales. Con esa misma «normalidad» que dice que hay la Delegación del Gobierno, han votado los candidatos Ayuso, Bal, Iglesias, García y Monasterio. Han votado bajo la admonición hecha por el director del CIS en las vísperas, según la cual parte del censo de la Comunidad de Madrid es un bombo sociológico de
«tabernarios» y de cierrabares
: en lo que José Luis Tezanos concibe que es el voto para Isabel Díaz Ayuso. Porque por un lado está la Ley Electoral y por otro Tezanos: planos diferentes, y el activista/sociólogo. 

Isabel Díaz Ayuso vota en el Colegio la Inmaculada Marillac

Belén Díaz
Más allá de las incidencias,
las franjas de edad recomendadas
se han ido pasando por alto en cuanto que es día laborable, y el votante no puede solazarse después de la ranura y celebrar «esa fiesta de la democracia» que cuenta Ángel Gabilondo desde Arturo Soria. Ayuso, por su parte, tras votar se ha dejado fotografiar en la terraza de la marisquería gallega Ni subo-ni bajo.

Ángel Gabilondo (d), espera su turno para ejercer el voto en el colegio Joaquín Turina

EFE
Como no ha habido incidencias, las riñas entre apoderados de Vox, PSOE, Podemos y más Madrid en el Colegio El Quijote de Vallecas quedarán como sanas confrontaciones entre el eslabón más fundamental de los partidos. A media mañana, una altísimo participación, a pesar de que se haya tenido que votar en día de trabajo y los votantes, con todo el cuidado, no hayan seguido el consejo de guardar las franjas horarias para los mayores. Todo es nuevo, todo sobrepasa a las elecciones de Galicia, Vascongadas y Cataluña. A
llí llovió y eran otras claves electorales. No unas nacionales oficiosas.