Yugo-UD Socuéllamos: el ascenso más perseguido

Muy pocas veces se ha perseguido un ascenso con tanta ansia como la del Yugo-UD Socuéllamos. El sábado 25 de julio logró, por fin, subir a Segunda B tras empatar a cero contra el Deportivo Guadalajara en el Manuel Delgado Meco de Alcázar de San Juan. Hasta entonces solo los penaltis les habían impedido el éxito: en 2018 fueron derrotados por Unionistas de Salamanca en el descuento de la última eliminatoria por una pena máxima y en 2019 el Mérida AD también les privó del objetivo en una tanda fatídica.

loading...

Por eso, hace una semana, cuando el árbitro añadió siete minutos en la final del «play off» contra el Dépor «a todos se nos pasó por la cabeza las dos malas suertes que habíamos tenido», reconoce a ABC Jordi López, presidente del «Socu», para quien «si dos por dos fuesen cuatro no sería fútbol, sería otra cosa». «Los años anteriores igual se trabajó muchísimo, y hubo un grupo de jugadores y cuerpo técnico excepcional, pero no se consiguió», añade.

El club azulón subió a Segunda B por primera vez en 2014. Se mantuvo tres temporadas en la categoría e incluso en 2016 jugó el «play off» para ascender a Segunda División. Sin embargo, en 2017 bajó a Tercera. Desde entonces ha cuajado tres temporadas (casi) perfectas. El primero año quedó tercer clasificado y los otros dos ha ganado la Liga con inusitada autoridad, con 16 y 7 puntos de ventaja sobre el segundo, respectivamente,

Una buena ración de números explican el dominio absolutista del Socuéllamos en el fútbol de Castilla-La Mancha los últimos tres años. De 104 partidos de Liga ha ganado 64, ha empatado 31 y solo ha perdido nueve. El balance goleador acumulado es de 213 tantos a favor y 65 en contra.

Esta temporada solo ha perdido un partido de Liga: el 6 de octubre en la séptima jornada contra el Calvo Sotelo de Puertollano (1-0), por lo que llevaba 21 partidos invicto desde que se paó la competición en marzo por el coronavirus. Y no ha sido su mejor racha en Tercera División. En 2018 aguantó 26 jornadas sin perder desde que el 11 de marzo la Balompédica Conquense le ganó en el Paquito Giménez (3-4) hasta que el 16 de diciembre hizo lo propio el Marchamalo (0-1), ya en la temporada siguiente.

Aunque en casa ha logrado goleadas escandalosas (8-1 al Madridejos el 21 de enero de 2018 ó 7-0 al Tarancón el 6 de enero de 2019), el rendimiento del equipo azulón a domicilio ha sido incluso mejor. Desde que el Manchego le derrotó (2-1) el 17 de febrero de 2018 hasta que lo volvió a hacer el citado Calvo Sotelo el 6 de octubre de 2019 pasaron casi 20 meses. Además, con la Liga de este año se ha convertido en el tercer equipo en la historia de Castilla-La Mancha que repite título. Antes solo lo habían conseguido el Atlético Tomelloso y el CD Toledo.

A ello hay que sumar que la temporada pasada llegó hasta las semifinales de la Copa Federación, donde perdió contra el CD Mirandés, mientras que en esta compitió en la Copa del Rey (derrota por 0-1 contra el Real Zaragoza).

Uno de los secretos del UD Socuéllamos es que ha rendido fenomenal a pesar de los continuos cambios en la plantilla. Por ejemplo, el verano pasado abandonaron el club seis titulares: el portero Arellano, los defensas Carlos García, Marc Sirera y Zurdo, el mediapunta Parada y el delantero Belencoso. Pues bien, si la Liga pasada encajó solo 16 tantos en contra, en esta también ha sido el equipo menos goleado (con 15 goles en 28 partidos).

El «Socu» juega de memoria con un bloque en el que apenas 14 futbolistas se han repartido la mayoría de minutos esta temporada. Los protagonistas del ascenso son: los porteros Diego Nieves y Luisma, los defensas Stevens, Morros, Ramón y Jacinto, los medios Escudero, Pepe Delgado, Essomba, Kike Domínguez, Chupi y Víctor Armero, y los delanteros Megías y Borja Íñiguez.

Manolo Martínez, renovado
El grupo ha sido dirigido de forma magistral por Manolo Martínez, cuya renovación se anunció hace unos días. Martínez afrontará una segunda temporada al frente de la nave azulona, lo cual no venía siendo habitual. Tanto Manu Calleja como Mario Simón no siguieron en 2018 y 2019, respectivamente, a pesar de su buen desempeño. «La negociación ha sido rápida, tardamos en ponernos de acuerdo escasos minutos. Creo que es un entrenador que tiene la misma filosofía que el club: es humilde, callado y trabajador. Que no significa que los anteriores no lo fueran, pero por diferentes motivos no siguieron», explica el presidente. 

Por último, López avanza que «más del 60 por ciento» de los jugadores seguirán el próximo curso en Segunda B. Solo hay seis que han estado estas tres temporadas en Tercera (Jacinto, Ramón, Chupi, Essomba, Kike Domínguez y Megías) y solo quedan dos del ascenso del 2014 (Jacinto y Kike Domínguez).

loading...