¿Puede cerrar YouTube tu canal si eres «económicamente inviable»?

Son los nuevos creadores de contenido digital. Usuarios, generalmente jóvenes, que aprovechan las plataformas de internet para publicar sus creaciones, muchas de ellas originales y repletas de creatividad. Talento hay, como se demuestra con solo bucear por este tipo de herramientas que, como YouTube, ha originado un medio de trabajo bajo la etiqueta de «youtubers». Personas influyentes por sus comentarios que han amasado grandes fortunas. Pero ahora vivir de publicar vídeos es cada vez más difícil. Queda al alcance de pocos.

El modelo de redistribución de los ingresos publicitarios ha cambiado en los últimos tiempos en YouTube. Los requisitos para entrar a formar parte del selecto grupo de «youtubers» están más restringidos. Una importante modificación de los términos de uso de la plataforma, que entrarán en vigor el próximo 10 de diciembre, ha puesto la mosca detrás de la oreja de los creadores. Una cláusula, según se recoge en un comunicado oficial, recoge que YouTube «podrá cancelar tu acceso o el acceso de tu cuenta de Google al servicio en parte o en su totalidad si determina razonablemente que prestarte el servicio deja de ser comercialmente viable».

Una frase que ha suscitado muchas dudas al respecto. Se trata de una actualización de sus políticas orientada a hacer más comprensible la forma en que actúa el gigante de internet Google, propietario del conocido canal de vídeos. Esta actualización, sin embargo, ya entró en vigor en el Espacio Económico Europeo y Suiza el pasado 22 de julio, pero ahora se pretende extender a otros mercados como Estados Unidos. ¿El problema? Algunos creadores de contenido la han acogido con gran recelo.

Google, en declaraciones oficiales a ABC, ha asegurado que estos cambios «no alteran el funcionamiento» de sus productos ni la forma en que trabaja con los creadores, sus derechos de autor o la monetización de sus actividades. «Llevamos a cabo algunos cambios en nuestros términos de servicio para que sean más comprensibles para todos los usuarios y para que estén completamente actualizados. No se está modificando la forma en que funcionan nuestros productos o cómo recopilamos y procesamos los datos, así como ninguna de sus configuraciones», subrayan las mismas fuentes.

La compañía de internet sale al paso de esta polémica al insistir en que la cláusula sobre «viabilidad comercial» no es nueva, ya que existía en versiones previas de las políticas de uso. «No se está modificando la forma en que funcionan nuestros productos ni ninguna de sus configuraciones, pero estamos haciendo algunas actualizaciones para reflejar la forma en que opera YouTube a día de hoy», recalcan las mismas fuentes.

Los nuevos protocolos se han empezado a notificar a través de las direcciones de correo electrónico proporcionadas por los usuarios y a través de notificaciones en los productos Hemos hecho más claras las licencias de contenido de los usuarios para hacerlas más fáciles de entender. «No estamos pidiendo permisos adicionales y no hay diferencias en cómo usamos el contenido. Estos cambios no alteran el funcionamiento de nuestros productos ni la forma en que trabajamos con los creadores, sus derechos de autor o la monetización de sus actividades», añaden a este diario desde la compañía de internet.