Los planes de Microsoft para que Office sea más colaborativo

A pesar de la pandemia, las tecnológicas siguen trabajando para sacar sus novedades adelante. Hace algo más de una semana tuvo lugar el congreso para desarrolladores de Microsoft, el Build, por supuesto de forma completamnete virtual, desde Seattle. Durante el evento se anunciaron muchas novedades, muy enfocadas en los desarrolladores y menos en el producto final, pero que terminarán impactando directamente en el consumidor.

Una de las novedades más importantes es «Fluid Framework» que ya está afectando a Office365 y la capacidad de colaborar y compartir contenido. Fue anunciado hace un año, pero desde la semana pasada los usuarios de Office365 pueden empezar a ver su efecto en los elementos líquidos diseñados por Microsoft, tales como tablas, listas, agenda o calendario.

Las herramientas de Office fueron ideadas hace casi 30 años como programas independientes que trabajaban sin conexión a internet, y en la era actual de total conectividad, eso tenía cambiar. Ya no se trata de que simplemente compartamos archivos y conectemos las aplicaciones a internet para colaborar, sino algo mucho más profundo volviendo todos los elementos independientes.

El ideal para Microsoft es que todos estos elementos funcionen como lo hacen las páginas web. Con la llegada de Teams, la plataforma del comunicación y colaboración de Microsoft, este cambio cobra todavía más sentido, y la empresa de Redmond se preguntó por qué una hoja de cálculo tiene que estar en la aplicación Excel o un documento de texto tiene que estar en Word. Por qué no todos los archivos de datos pueden actuar de forma independiente y abrirse y colaborar allí donde estén, es decir, que los archivos funcionen fuera de la aplicación. Que, por ejemplo, al recibir un archivo Excel por correo, su previsualización se siga actualizando en tiempo real, sin ni siquiera abrir el archivo cuando otra persona del equipo lo esté editando.

«Imaginad cómo sería coger piezas de Lego, y ponerlas en cualquier lugar, en chats, aplicaciones o emails. Según las personas trabajen en ellas siempre estarán actualizadas y tendrán la última información. A diferencia de un documento, un elemento fluido es como una pequeña unidad de productividad», afirmó durante el evento Jared Spataro, vicepresidente corporativo de Microsoft 365

Pero no todo acaba ahí, independizando y mezclando estos componentes fluidos, también podremos adaptarlos a nuestro entorno de trabajo colaborativo. Desde compartir un mail completo como un componente independiente en Teams, a insertar tablas, documentos o calendarios y que todos se encuentren en un mismo lugar. También podremos diseñar todo ese escritorio de trabajo con los componentes fluidos, simplemente arrastrando y soltando.

Todavía queda mucho para que lleguemos al objetivo que se ha planteado Microsoft, pero en Outlook.com y Office.com los componentes fluidos ya se pueden empezar a probar de forma selectiva dependiendo de la cuenta del usuario. Este cambio es tan radical que cambiará la forma de utilizar Office365. También se pueden probar en el sitio oficial diseñado por Microsoft.