El Partido Laborista se agarra a la nacionalización de los servicios como principal promesa de campaña

Proteger a los pacientes desde un servicio nacionalizado es una de las principales promesas que el Partido Laborista ha hecho a los votantes británicos, de cara a las elecciones generales del próximo 12 de diciembre. Y es que el NHS, el servicio de salud de Reino Unido, ha estado en el punto de mira desde que el presidente estadounidense, Donald Trump, asegurara hace unos meses que tras el Brexit algunos servicios podrían privatizarse, algo que el Gobierno ha negado pese a reconocer las reuniones bilaterales entre funcionarios del sector y farmacéuticas de Estados Unidos. En una entrevista en la cadena BBC 1, el canciller en la sombra, John McDonnell, aseguró que «el NHS no formará parte de los acuerdos comerciales posteriores al Brexit», y que están comprometidos con «erradicar cualquier rastro de privatización del servicio».

loading...

Otra de las propuestas que ha dado a conocer Jeremy Corbyn, esta vez durante un evento de la campaña electoral celebrado en Blackpool (al noroeste de Inglaterra) es la creación de un servicio nacional de educación que esté disponible «para todas las edades», lo cual incluye la eliminación de las tarifas universitarias. El líder de la oposición aseguró que esta es una de las políticas que más le entusiasman de las que piensan implementar si ganan las elecciones, ya que supone «educación gratuita, como un derecho para todos».

Los laboristas pretenden ganarse el favor de los ciudadanos pese a que las últimas encuestas no les han dado grandes alegrías. Así, además de agarrarse de la nacionalización de los servicios de salud y educación como principales promesas de campaña, han prometido implementar la semana laboral de cuatro días, lo que ha provocado la irascible respuesta de los conservadores: «Los planes de Jeremy Corbyn para implementar una semana laboral de cuatro días paralizarán nuestra economía y costarán miles de millones al NHS cada año», ha respondido el Secretario de Salud Matt Hancock, lo cual supone «un enorme déficit de financiación en los planes de los laboristas, y son los pacientes quienes pagarán el precio por la incompetencia de Corbyn».

Otras propuestas económicas incluyen aumentar el impuesto de sociedades al 26% e imponer una tasa impositiva del 45% para quienes ganen más de 80.000 libras esterlinas al año, y del 50% para los salarios mayores a 125.000 libras. El líder del partido del Brexit, Nigel Farage, ha señalado en un mitin que esta «bomba de impuestos» podría provocar un éxodo de profesionales talentosos como el ocurrido en 1970, cuando se aprobó un elevado impuesto al patrimonio.

loading...