El juez ordena la puesta en libertad de Lula da Silva tras el fallo del Supremo

La Justicia brasileña a ordenado poner en libertad al expresidente de Brasil Luis Inácio Lula da Silva, después de que un fallo del Tribunal Supremo declarara inconstitucional este jueves la prisión en segunda instancia. Lula da Silva lleva en la cárcel un año y siete meses por corrupción pasiva y blanqueo de capitales.

A la salida le esperan con cánticos y gritos de apoyo un nutrido grupo de seguidores que habían acudido a recibirlo, muchos de ellos con gorras y camisetas rojas del Partido de los Trabajadores.

Tras conocer la decisión judicial del jueves, los abogados del antiguo mandatario brasileño se habían presentado este viernes en la cárcel de Curitiba, donde cumplía la sentencia, para exigir su liberación inmediata, lo que finalmente ha sucedido horas después.

Con su fallo, la Corte Suprema revisaba una decisión anterior sobre la prisión en segunda instancia, la misma que permitió su prisión en abril del año pasado.

En una ajustada votación de seis contra cinco, los jueces de la máxima corte determinaron la inconstitucionalidad de la prisión en segunda instancia, y abogaron por mantener la norma de la Carta Magna de 1988 que establece que la detención sólo puede ocurrir después de agotarse todos los recursos de apelación, salvo en casos de peligro para la sociedad.

El expresidente, de 74 años, cumplía una pena de ocho años y diez meses de prisión acusado de corrupción pasiva y blanqueo de fondos en el caso de un piso triplex frente al mar en el balneario de Guarujá, en Sao Paulo. La defensa cuestiona la denuncia basada en delaciones y asegura que el piso nunca fue del expresidente, contra quien tramitan otros seis procesos judiciales.