Coronavirus: ¿Son las personas con obesidad un grupo de riesgo?

«La obesidad en sí no ha demostrado ser un factor de riesgo de complicaciones por Covid-19. Lo que pasa es que la mayoría de las personas obesas tienen comorbilidades asociadas como diabetes, hipertensión o apnea del sueño y son estas patologías las que les hacen más frágiles frente al coronavirus», explica a ABC el doctor Francisco Tinahones, presidente de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO-SEO).

Aunque parezca complicado, para el experto, el confinamiento es un «momento magnífico» para plantearse
perder peso
y ganar así salud. Para ello aconseja ser organizados con las comidas y el ejercicio. «El peligro que estamos viendo es que la actividad física durante el confiniento está cayendo de forma brutal y hay una mayor tendencia al picoteo. Así se puede engordar fácilmente entre dos y tres kilos en un mes», advierte.

Además la falta de actividad física, sobre todo en lo más mayores, puede derivar en una sarcopenia (pérdida del músculo). Para evitar esta degeneración, el experto recomienda realizar ejercicios de fuerza (sentadillas, pesas…) durante 5 o 10 minutos por cada hora que pasemos sentados.

Y aprovechar el tiempo que tenemos para preparar comidas más saludables, así como recuperar las legumbres en la cocina. Evitar el picoteo es fundamental. Mejor no comprar snacks hipercalóricos y, en su lugar, cuando entra hambre entre horas, saciarse con una pieza de fruta.

«Hoy más que nunca, por nuestra salud, es necesario establecer un plan estructurado de orden de comidas, menús saludables y práctica de ejercicio físico a la que hay que sumar a los más pequeños de la casa ya que los niños son uno de los colectivos que ha experimentado una disminución más brusca de su actividad física debido al confinamiento. Es fundamental, por tanto, evitar el sedentarismo extremo de la población pediátrica», añade el presidente de la SEEDO-SEO. Se puede plantear, por ejemplo, una hora de actividad física en familia cada día.

La despensa durante el confinamiento
Desde la Seedo recomiendan:

-Consumir al menos dos raciones de verduras y hortalizas cada día, bien como plato principal o como guarnición, bien frescas o utilizar la opción de congelado para evitar salir frecuentemente a la calle.

-Recuperar las legumbres ya que tienen un tiempo de almacenamiento largo (sean en su opción cruda o pre-cocinada) con un buen aporte nutricional, al menos tres veces por semana como plato principal o acompañamiento.

-El consumo de carne roja debe limitarse a una vez por semana, por lo que el pescado y las carnes blancas son las mejores opciones.

-Para el postre, opta por la fruta de temporada que aguanta periodos de almacenamiento relativamente largos como la naranja, las mandarinas, las manzanas o las peras.

-No olvides el agua como bebida prioritaria para mantener un buen estado de hidratación.

-Es importante utilizar métodos de cocción saludables como plancha, vapor, hervido, horno, con aceite de oliva extra virgen como grasa principal.