Cómo los informadores chavistas obligan a punta de pistola a un ciudadano a decir lo que ellos quieren que diga

Esta foto tomada ayer en las inmediaciones de la Asamblea Nacional venezolana está recorriendo el mundo a través de las redes sociales. En ella se ve cómo un miembro de un colectivo chavista saca su arma y apunta a un venezolano a las puertas del Parlamento. Per la instantánea da mucho más de sí. El hombre con camisa negra que tiene en sus manos una cámara y un casco de prensa se llama Oswaldo Rivero, alias «Cabeza de mango», y es el presentador del programa «Zurda Konducta», de la televisión estatal Venezolana de Televisión (VTV), el principal órgano difusor de la propaganda chavista. Cabeza de Mango trabaja también para el programa de televisión de Diosdado Cabello, «El Mazo dando», donde aporta material fotográfico y de vídeo. El régimen lo envió a Ecuador y Bolivia para cubrir las protestas de octubre. Seguramente el hombre armado que apunta a un ciudadano quedará fuera de cámara y nadie sabría la verdad si esta foto no se hubiera tomado. Y la verdad es que el regimen chavista obliga a punta de pistola a los ciudadanos a decir lo que ellos quieren que digan.

Ayer, mientras la comitiva del presidente interino Juan Guaidó intentaba entrar al hemiciclo de sesiones, un reportero gráfico de EFE logró captar el momento donde Rivero con su cámara y su motorista con una pistola apunta a un joven y lo hacen declarar. La foto circuló inmediatamente por redes sociales por la connivencia de dos policías nacionales que no hicieron nada para impedir esta violación de los derechos de un ciudadano.

Dada a la repercusión de la foto, Oswaldo Rivero tuvo que aceptar que era él y subió un vídeo en su cuenta de Twitter donde aseguró «Sí soy yo el de la foto, sin problema alguno. Voy a aclarar la situación (…) venía una caravana de motorizados de la gente de Guaidó que pretendía irrumpir violentamente en el centro de Caracas, se dio un enfrentamiento entre dos grupos y la Policía detuvo al hombre y yo empiezo a grabarlo». Según el presentador, el hombre que lo apunta con la pistola era «un Policía vestido de civil».<blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»es» dir=»ltr»>EL DE LAS FOTOS SI SOY YO…!<br>Tranquilos SEÑORES Y SEÑORAS PERIODISTAS, la verdad es otra seguiré en las calles mostrando la realidad de Venezuela, mostrando los rostros de los INVISIBLES del pueblo que ustedes denigran y satanizan<br>Aquí les dejo la aclaratoria de lo sucedido <a href=»https://t.co/DPDsW6Bc6A»>pic.twitter.com/DPDsW6Bc6A</a></p>&mdash; Oswaldo Rivero (@mangozurda) <a href=»https://twitter.com/mangozurda/status/1217557871661142016?ref_src=twsrc%5Etfw»>January 15, 2020</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

Ante la gravedad de la extorsión por parte del presentador chavista, Henrique Capriles dijo: «Imágenes de la violencia de Maduro que el mundo debe ver. Usando grupos paramilitares armados, el régimen atentó contra diputados de la Asamblea Nacional y contra trabajadores de la prensa libre». Agregó además: «¿Por qué el policía no actúa para detener a quien claramente apunta a otro con un arma? ¿Qué hacía allí el personaje alias “Cabeza de Mango” y además grabando? ¿Hasta cuándo la Fuerza Armada se va a prestar para impedir la entrada al Parlamento de sus legítimos representantes? Esto no se verá en ninguno de los medios censurados en el país».

Por otro lado, la periodista venezolana de Unión Radio, Esteninf Olivarez, increpó al fiscal general sobre la foto: «Por si necesita más pruebas señor @TarekWiliamSaab al de camisa negra le llaman cabeza de mango, seguramente usted lo conoce, no sé usted pero a mí en la universidad no me enseñaron a hacer periodismo con pistola».